26 de enero de 2006

Aunque, como a todo ser humano, al indígena kula le gusta poseer y, en consecuencia, desea adquirir y teme perder, el código social de normas que rigen el dar y tomar supedita su natural tendencia adquisitiva.
Este código social, tal como lo encontramos entre los indígenas que participan en el Kula, sin embargo, está lejos de apaciguar el deseo natural por la posesión; por el contrario, asimila la fortuna a la grandeza, y la riqueza es la marca indispensable del rango social, el símbolo del mérito personal. Pero lo importante es que, para ellos, poseer es dar, y en esto se diferencian mucho de nosotros. Se supone que un hombre que posee un bien debe compartirlo, distribuirlo, ser su depositario y su dispensador. Y a más alto rango más grande es la obligación. Resulta normal que un jefe ofrezca alimento a todo extranjero, visitante e incluso al holgazán de la otra punta del poblado. Es natural que reparta la nuez de betel o el tabaco que reserva para su consumo. Hasta tal punto es así que los hombres de rango tienen que esconder el excedente de estos artículos que quieran reservar para más adelante. En el extremo oriental de Nueva Guinea, un tipo de cesta grande, con tres compartimentos, que se fabrica en las Trobriand, era muy popular entre las gentes de rango, pues servía para esconder los pequeños tesoros en los compartimentos del fondo. De forma que el sistema principal de poder es la riqueza y el de la riqueza es la generosidad. En efecto, la tacañería es el vicio más despreciado y la única cosa sobre la cual los indígenas tienen una concepción moral muy estricta; en cambio, la generosidad es la esencia de la bondad.

Malinowski, B. (2001 [1922]). Los argonautas del Pacífico occidental. Barcelona: Península (Ediciones De Bolsillo). pp. 189-190

2 comentarios:

alejandro dijo...

hola irene
lei algo de tu vista etnografica de las tiendas gratuitas en alemania.
yo estoy desarrollando un tema del trueque en chile.

seria interesante conversar sobre etso topicos.

saludos

alejandro
www.irpasi.cl.kz
antofagasta
chile

pirene1979 dijo...

hola Alejandro,

acabo de ver tu web. en Alemania también estuve viendo unas redes de trueque muy parecidas a lo que allí propones: se llaman Tauschringe. y aquí en Barcelona también existen varias experiencias.
si te interesa puedo pasarte una lista de links relacionados con el tema...
en cuanto a IRPASI, ¿qué tal funciona? ¿es algo más bien único en Chile, o ya existen otros proyectos?

saludos,

Irene