zu verschenken

Esta es la primera vez que subo una imagen al blog. He elegido esta que véis, tomada en el mercadillo del Mauerpark de Berlín, porque creo que es una buena muestra de las cosas que vi por allí el otoño pasado.
Se trata de algo muy habitual en los Flohmärkte ("mercados de pulgas") que se multiplican los domingos por la ciudad: hay muchos objetos en venta, pero también hay algunos que se regalan. Normalmente están en lugar algo distinto, no encima de las mesas sino debajo de estas, en el suelo, sobre telas o en cajas, entre los pasos calmados de la gente. Suelen ser cosas pequeñas como las que véis aquí: cosas de uso efímero que de repente dejan de ser útiles para su antiguo poseedor y que, por algún motivo, no se consideran adecuadas para la venta. De modo que se les coloca un cartelito de zu verschenken ("para regalar"). Pero no acabo de ver claro el criterio: en principio no son menos valiosas, menos nuevas, menos atractivas que todo lo demás...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Dar, regalar cosas es algo que nos gusta a todos y más si vemos que los objetos que nosotros un día usamos, admiramos o quisimos, y que ahora ya no necesitamos...les sirven a otros. La satisfacción de dar se está perdiendo ( creo que puede ser más placentera que la del recibir)y recuperarla por medio de estos mercados gratuitos serviria para mejorar el bienestar y la autoestima de mucha gente.

Lamia

pirene1979 dijo...

hola Lamia,

gracias por tu comentario.

no veo claro eso de que se esté perdiendo lo de regalar cosas. yo al menos tengo la sensación de estar continuamente preocupada porq se multiplican las ocasiones en que se espera de mí q haga un regalo: cumpleaños, bodas, Navidad... que me apetezca o no hacerlo es lo de menos. y mucho me temo que así ha sido casi siempre: los regalos que hacemos por obligación son mucho más frecuentes que los libremente decididos. aquí y ahora, pero también en otras sociedades y en otras épocas... en el próximo post pondré un ejemplo que me parece muy significativo.