los hijos de los parados


Aproveché para preguntarles por la deuda del Senat [Ayuntamiento] y la negativa del Tribunal Constitucional a conceder más créditos a Berlín. Me contestaron que quienes lo sufrirán más directamente serán los niños y adolescentes. Según dijeron, hacen falta muchos recursos para mejorar las instituciones educativas y para prevenir el maltrato. Cuando se disparó el problema del desempleo, se pensó que, al menos, ya que los padres se quedaban en casa, los niños iban a estar más y mejor atendidos. Sin embargo, dicen, ha ocurrido todo lo contrario: los hábitos domésticos se desorganizan, los padres no se levantan de la cama por la mañana, los niños acuden a la escuela con el pijama debajo de la ropa, y se multiplican los casos de maltrato. De algún modo, vinieron a decirme que la preocupación estatal por los desempleados ha provocado cierta negligencia en lo que se refiere a la infancia.

2 comentarios:

JC dijo...

Algunos de mis compañeros de EGB llevaban todo el invierno el pijama bajo la ropa. La envidia que sentíamos los demás aumentaba según descendían las temperaturas.

pirene1979 dijo...

Pues en mi cole también pasaba, por eso me llamó la atención el comentario de las funcionarias de los servicios sociales. Había un niño de mi clase que tenía un pijama de Supermán. Pero a mí no me daba envidia...